Kaidan web

Web de Cine fantástico de Asia

Cursed Songs 3: Gun-Kyu (Aihyôka: Gun-kyu) 2008

En una Universidad de biología aparece un alumno ahogado en una cisterna de agua. Una profesora (Chiharu Komatsu) comienza a oir ruidos extraños y a ver palomas que se le acercan con intención de atacarla. Pero nadie parece creerla y piensan que son alucinaciones.

Cursed Songs 3: Gun-Kyu Cursed Songs 3: Gun-Kyu

Producción japonesa directa a video dirigida por Yûichi Kanemaru. Es dificil pensar en un pájaro menos agresivo que la paloma. En este caso son palomas mensajeras entrenadas por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial, y que fueron sacrificadas al final de la guerra, ahogadas en un cisterna de agua, y esa cisterna llena de agua es la que usan para vengarse. Es muy propio del shintoismo japonés, cuyas creencias radican en pensar que todas las cosas sobre la tierra tienen su espíritu, que en la naturaleza hay lugares sagrados y que en general cada cosa tiene su ser espiritual, en este caso la cisterna contiene los espíritus de las palomas muertas y vengativas. Además para el pensamiento japonés el agua sirve como nexo de unión entre el mundo de los vivos y el más allá, un portal sobrenatural a este mundo. Por ello el agua es tan importante en muchas películas fantásticas japonesas, solo hay que pensar en cosas como The Ring: el círculo y sobre todo Dark Water, ambas de Hideo Nakata. El agua es un elemento recurrente para afianzar la lectura paranomal de una historia. En Occidente, como no entendemos el pensamiento oriental nos lo tomamos a chufla pero sólo hay que sentir algo de empatía hacia otra cultura. Las creencias japonesas suelen alcanzar, en mucho de los casos como el religioso o el paranormal, un exacerbado grado sublime que deja estupefacto. Y en general, los occidentales somos muy brutos para poder entenderlo.

Cursed Songs 3: Gun-Kyu

No obstante, la película no deja de ser una más entre muchas del género fantástico, y puede que sea difícil de ver para aquellos no acostumbrados al cine japonés, que tiene su tiempo propio y sus pautas cinematográficas propias, que son diferentes a las pautas occidentales. En este caso se acentúa aun más la diferencia entre ambos mundos, Occidente y Oriente, para mostrar que las palomas, pues, son las causantes de todo lo paranormal. Pero su propia personalidad no la hace mejor película: es diferente con todo lo que ello conlleva y sólo hay que dejarse llevar, que no te hará mal.

Hay pocas escenas gráficas que impresionen pero las que hay están bien, como la de los ataques de esas palomas, detalladamente gráficas que harán las delicias de los amantes de la casquería. El reparto cumple, entre ellos Chiharu Komatsu como la doctora acosada y Hiroyuki Ikeuchi como su marido, y la dirección de Yûichi Kanemaru, con lo dicho, también.

Cursed Songs 3: Gun-Kyu Cursed Songs 3: Gun-Kyu

Tiene otro título más descriptivo como es 'Gun-Kyu: War Pigeon', paloma de guerra, que explica realmente lo que pasa. El "gun" hace referencia al ejército y el kyu la verdad no se a qué se refiere. El título en inglés, 'Cursed Songs', es decir, canciones malditas, parece que es, o debería, un título que engloba hechos paranormales más que ciertas canciones malditas, ya que no hay canciones en la película. El número 3 hace referencia a que esta es la tercera de una trilogía filmada por el propio Yûichi Kanemaru, aunque sin relación entre ellas, donde prima lo sobrenatural con animales: 'Aihyôka: Chi-manako' (de título en inglés 'Cursed Songs: Chi-Manako') que va sobre conejos, y 'Aihyôka: Nu-meri' (de título en inglés 'Cursed Songs 2: Nu-Meri'), de pescados, ambas también de 2008. Un año prolífico, supongo. Duración aproximada: 68 minutos.


© 2016 Kaidan - Web de Cine fantástico de Asia - Todos los derechos reservados.