Kaidan web

Web de Cine fantástico de Asia

Ju-on/Ju-on 2 (2000)

Shunsuke Kobayashi (Yûrei Yanagi) es un profesor que va a visitar a un alumno, Toshio (Ryôta Koyama), que no ve en clase. Una profesora (Hitomi Miwa) da clases particulares a una joven (Asumi Miwa). Esta tiene un hermano, Tsuyoshi (Kazushi Andô), también estudiante. La profesora oye cosas raras en la casa y comienza a asustarse. Mizuho (Chiaki Kuriyama) amiga de Tsuyoshi, lo busca en la escuela pero no aparece. Cuando lo busca, comienza a tener miedo porque ve un niño fantasmal, y recibe llamadas por un móvil.

Ju-on Takeo Saeki

En la casa, Shunsuke, el profesor, se encuentra a Toshio solo, pero cuando está mirando por la casa, lo oye hablando con alguien, pero no ve a nadie. En un armario descubre el cadaver de su madre, Kayako Saeki (Takako Fuji). Su padre, Takeo Saeki (Takashi Matsuyama) los ha matado a ambos. En una inmobiliaria, Tatsuya Suzuki (Makoto Ashikawa) intenta vender la casa pero esta tiene fama de estar encantada. Tatsuya le pide a su hermana Kyoko (Yûko Daike), que tiene poderes sensitivos, que visite la casa y Kyoko sale espantada de allí. Nobuyuki, el hijo de Tatsuya, está raro y no habla con nadie, y a su padre le preocupa. Le pide a su hermana Kyoko que vaya a verlo a ver que tal está.

En "Ju-on 2" Kyoko va a ver a Nobuyuki, y se encuentra a su sobrino mal. Una terrible visión hace que Kyoko pierda la cordura. Tatsuya lleva a su hermana a la casa de campo familiar de sus padres. Allí, Kyoko convalece. Tatsuya vuelve a la casa maldita para no volver. Mientras, los fantasmas hacen aparición en la casa de campo.

Desde Japón, dirige Takashi Shimizu para el mercado de video este clásico atemporal que derivó en una franquicia de éxito internacional. Su éxito de culto, le sirvió a Takashi Shimizu para dirigir las versiones cinematográficas y los remakes estadounidenses. Tras ellas, Takashi Shimizu sigue dirigiendo, sin duda sin ningún éxito semejante a nivel internacional, pero es de ilusos, o de ignorantes, el pretender que consiga otro éxito semejante en su carrera a ese nivel. Nadie le puede quitar el mérito de tener una idea y exprimirla tanto como para hacer seis películas de éxito internacional (1).

Ju-on 2 Ju-on

A partir de ahí sus películas seguramente queden para los verdaderos aficionados al J-Horror, no aquellos que lo siguieron por moda, que no llegan a ver más en el cine asiático de terror que el estúpido argumento de que "todo es igual". Takashi Shimizu sigue creando esta vez en diversos géneros, como el terror, fantasía o la comedia, haciendo, pienso, un cine honesto consigo mismo y con su cultura, en una carrera a nivel medio (2).

En esta que inició la franquicia, el gore es más abundante que en las versiones cinematográficas, donde se eliminó, de raiz, las brutales escenas de Takeo Saeki caminando por la calle golpeando el feto humano que oculta en un saco. Pero no se puede decir que esta Ju-on sea gore, y por lo demás, el gore no es lo relevante, sino el encantamiento sobrenatural. Estas escenas fuertes de crueldad, mostradas como debe ser si se intenta plasmar una posible realidad homicida no se puede transmitir credibilidad con dulzura, sino con la crudeza, y en Japón, esto, lo saben hacer muy bien.

Kayako Toshio

El resto de la historia, dividida como es clásico en episodios, consiste en ver cómo cambia para siempre las vidas de las personas que entran en contacto con la casa y sus entes malévolos, con la maldición que se extiende a sus allegados y familiares en un círculo terrible que no tiene fin. Las diversas apariciones de Kayako, Toshio o sus encantamientos múltiples ponen punto y final a la vida. La famosa bajada de la escalera (calificativo que este que escribe fue el primero en usar, e inventar) es en esta versión muy superior a las del cine, y la imagen, terrible, de Kayako bajando es memorable en el género de terror. Hay más sangre, y más ira.

Las historias personales están bien, y personalmente me gusta más la historia tal como la vemos aquí en la segunda parte, con las escenas de la casa de campo, que en la versión cinematográfica se cambió por las vicisitudes del equipo de rodaje de televisión, aparte de otros cambios, que pienso lógicos, pero quizás no. En la versión cinematográfica primera que se hizo y se suponía sería como ésta, se eliminó el personaje del profesor, que pienso que era básico para poder entender mejor los hechos y del por qué de los crímenes, y al eliminarse pues necesariamente también se eliminó el de su mujer embarazada y el feto. Otros simplemente fueron cambios más funcionales, como agregar la asistente social (Megumi Okina) en vez de una profesora como aquí, y cosas semejantes que en realidad no significan mucha diferencia en lo que se quiere contar.

Ju-on Ju-on

La calidad de la versión cinematográfica en cambio no logra olvidar esta primera adaptación que como tal, dirigida en vídeo, tiene mucha profundidad argumental y calidad técnica a pesar de los limitados medios con que se rodó, con un resultado muy superior a lo que podría pensarse. Eso sólo se consige con talento, tanto para dirigir como para apoyar al que dirige para lograr un ambiente sobrenatural tan acusado.

Hay que decir que aunque se divida en dos partes, se rodó seguido, y en realidad en la llamada segunda parte se repitió mucho de la primera parte, y si quitamos esas escenas de la primera parte, lo que vemos nuevo dura unos 42 minutos de duración, por tanto la película podría haber sido una única completa de una hora y media sin necesidad de dividirla en dos partes, que se hizo por puro marketing. Muy buena y poco más que decir, Kayako y Toshio, madre e hijo, Takeo Saeki, el inefable parricida, de trabajo ilustrador, y el resto de personajes que sobreviven a la maldición, cine honesto y único. Duración aproximada: Ju-on: 70 minutos/ Ju-on 2: 76 minutos.

Ju-on 2

Notas:

(1): además de las mencionadas, dos homenajes en forma de largometrajes dirigidos por otros dos directores en 2009, 'Ju-on: Shiroi rôjo' y 'Ju-on: Kuroi shôjo', y otra entrega más en 2014, 'Ju-on: Owari no hajimari' (Ju-on: The Beginning of the End) y 2015 'Ju-on: Za fainaru' (Ju-on 4: The Final Curse) ambas de Masayuki Ochiai.

(2): lo mismo que a Takashi Shimizu le ocurre a Hideo Nakata, que recibe continuamente ataques criticando su carrera porque no ha hecho otro exitazo como Ringu. Absurdo ¿quién puede repetir semejante éxito? Con una carrera más que consolidada, como Shimizu, su labor queda para los verdaderos fans del J-Horror... y el público japonés. Que en Occidente en general no entiendan la cultura japonesa no es, en realidad, un problema de Takashi Shimizu, ni de Nakata, pero cuando se ve una película sin saber el contexto cultural, les perjudica, porque se corre el riesgo de no saber valorarla, no es tan dificil ni hace falta ser un experto para conocer la cultura y el modo de vida japonés, ese ambiente cultural y social se traslada a la pantalla. En cambio cuando lo que van buscando es una made in Hollywood, o una made in superhero, que es lo que "mola" hoy en día, y se encuentran una oriental, honesta con su cultura, bien hecha y sin pum pam, las critican negatívamente porque es imposible que ambos intereses se complementen.


© 2016 Kaidan - Web de Cine fantástico de Asia - Todos los derechos reservados.