Kaidan web

Web de Cine fantástico de Asia

Kaidan (2007)

Shinkichi (Kikunosuke Onoe) es un joven vendedor de tabaco que conoce a Oshiga (Hitomi Kuroki), una maestra de música, y se enamoran. No saben que el padre de Shinkichi asesinó al padre de Oshiga por una cuestión de deudas. Oshiga cree que su padre les abandonó a ella y a su hermana (Tae Kimura) pero en realidad el padre de Shinkichi tiró el cadaver al río para ocultar su crimen. Tampoco sabe que su padre echó una maldición a la familia de Shinkichi. Debido a esta maldición la relación entre ambos se verá empañada por la desgracia.

Kaidan Kaidan

Como Shinkichi es presto a infidelidades y está enamorado de una alumna (Mao Inoue), esto provoca que la maestra tenga celos y durante una pelea de la pareja, Shinkichi hiere casualmente en la cara a Oshiga, lo que le provoca una infección que le causa la muerte. Antes de morir, Oshiga le deja como testamento una maldición, donde le dice que se aparecerá a cualquier otra mujer que tenga. Desde entonces Shinkichi sabe que Oshiga estará siempre junto a él provocándole las desgracias con su nueva pareja.

Producción japonesa dirigida por Hideo Nakata, adaptación de Shinkei kasanegafuchi, historia escrita por Enchô San'yûtei (1839-1900) escritor japonés especialista, precisamente, en el llamado género "Kaidan" que no son sino historias de fantasmas (1). Hideo Nakata ya había adaptado varias novelas de otro escritor japonés, Kôji Suzuki, tanto en la influyente e importante saga de terror surgida de "Ringu" (The ring: el círculo y El aro 2), así como en Rasen y en Dark Water, todas a un nivel de gran calidad.

En este caso vuelve a hacer lo mismo solo que superando a sus antecesoras no sólo en una historia de fantasmas sino también en mucho de costumbrismo social japonés de hace dos siglos, tanto en actuaciones, como en atrezzos y ambientaciones, la película es espectacular y visualmente agradable de ver, muy conseguida, muy real. Este que escribe se reconoce admirador de Hideo Nakata desde aquella lejana historia de Sadako que tanto impactó y que sigue impactando, pues la historia se mantiene igual de terrorífica y válida aún con el transcurso del tiempo, y encuentra siempre en Nakata un director que sabe rodar con una técnica muy personal y con unas constantes que se repiten en sus trabajos: unas absorbentes bandas sonoras que suelen ser bastantes condesadas y poderosas, normalmente del compositor Kenji Kawai (2), y también la idea del agua, aunque en este caso no tan presente como en la idea principal que veíamos tanto en Dark Water (el agua como puerta de entrada de los espíritus) como en la saga Ringu (en el agua putrefacta que rellena el pozo y la idea del mar como engendrador de espíritus, uno de los cuales fue el padre de Sadako) pero sí tiene su relevancia, tanto como el río que oculta el cadáver y portal de espíritus como la lluvia que cae como personificación de la naturaleza misma, y que en muchas ocasiones se hace protagonista.

Kaidan Kaidan

Del saber hacer de Nakata, su personalidad fílmica y su talento es muestra esta película que se luce cuidando todo al detalle y llevando a la pantalla una historia de tan elaborada y compleja que te lleva de un camino a otro con expectación, disfrute y placer al contemplar esta historia tan visualmente fascinante y compleja llevada a cabo de forma tan perfecta, con momentos de gran belleza visual. Creo que no es una osadía decir que esta puede que sea su obra maestra. Desde luego esa ambientación japonesa de época es espléndida, ejemplos como los fuegos artificiales sobre el puente Ryõgoku, que era uno de los espectáculos más esperados de los habitantes de Edo, ciudad donde se sitúa parte de la acción, nombre antiguo para la actual Tokio, capital de Japón, y que aquí es retratado de forma magnífica (3); la casa tradicional japonesa (minka) igualmente se reconstruye con perfección, con el doma (espacio que llevaba al interior de la casa), los paneles correderos (shöji), las puertas correderas revestidas de papel (fusuma), las esteras que cubren el suelo (tatami) o el lugar del fuego de la casa (irori), que incluso sirve para un momento dramático importante de la acción; los vestidos, los peinados tanto de hombres como de mujeres, e incluso la música se retrata igualmente de forma perfecta. En este último caso la maestra enseñando a los alumnos o bien, de gran realismo, el detalle icónico de la prostituta (Asaka Seto) cantando, entreteniendo al cliente y tocando el shamisen, laud tradicional japonés de tres cuerdas; por último, la historia se inicia con el sonido del shakuhachi, una flauta de bambú asociada a la literatura y al teatro nõ [teatro tradicional japonés (XIV-XV)] un sonido muy acorde con el origen novelístico de la historia. Creo que es una más que estricta recreación de una época. (4)

En cuanto a las actuaciones están al mismo nivel: Hitomi Kuroki, grande en su papel de maestra celosa y malvada a la que ya vimos protagonizando la terrorífica y sensitiva Dark Water; junto a ella un brillante Kikunosuke Onoe como el joven vendedor de tabaco y realmente el protagonista de esta historia, un poco casquivano, que sin saber nada de la maldición que cayó sobre su familia, se ve metido en esta terrible historia de pesares y muertes. Todo el reparto está espléndido, los personajes son complejos, con personalidad e intenciones, las acciones llevadas a cabo no da lugar a pensar otra cosa que la perfección retratando costumbres, tanto como esa soberbia ambientación antigua, Hideo Nakata y su equipo, entre otros Satoko Okudera, autor del guión adaptado, el diseñador de producción Yohei Taneda, la fotografía de Jun'ichirô Hayashi, y el vestuario de Kazuko Kurosawa, han sabido plasmarla.

Kaidan Kaidan

Pero sin embargo, y en absoluto sin intención de mala crítica, creo que hay un exceso en el montaje referente a un plano de Oshiga que se repite dos veces. En la primera ocasión es espectacular, pero en la segunda ocasión en que se repite el mismo plano más adelante, con una tonalidad distinta, lo que da a entender que ha sido intencionado incluirlo otra vez, sin ánimo de parecer prepotente pienso que no debió de haberse incluido otra vez. Bien Nakata o quien haya sido se equivocó, porque la acción sucede al aire libre con Shinkichi sobre un puente quejándose de su destino, y cuando de pronto vemos otra vez el plano repetido de Oshiga, es obvio que Oshiga está bajo techo. Me parece inexplicable que ocurra esto, da sensación de prisa o falta de atención, lo que me parece increíble porque todo estaba controlado al detalle. Esto no afecta gravemente a la obra pero sí que es raro.

Como película de fantasmas que es, entra dentro de un grupo de películas "Kaidan", que cuentan estas historias de fantasmas tan fascinantes y tan propias de la mente nipona, como 'El más allá' (1964) (Kaidan en su título original japonés) de Masaki Kobayashi, 'Cuentos de la luna pálida' (1953) de Kenji Mizoguchi o 'Tôkaidô Yotsuya kaidan' (1959) y también 'Yotsuya kaidan' (1965) de Shirô Toyoda, ambas son dos versiones de la misma historia, entre otras más películas "Kaidan" (ver nota 1).

Es la quinta película que compone la serie "J-Horror Theater" producida por Takashige Ichise, que son un grupo de seis películas de terror editadas en dvd: 'Infection' (Kansen) 2004, Masayuki Ochiai; 'Premonition' (Yogen) 2004, Norio Tsuruta; 'Reincarnation' (Rinne) 2005, de Takashi Shimizu; 'Retribution' (Sakebi) 2006, Kiyoshi Kurosawa; 'Kaidan' (2007), Hideo Nakata; 'Kyôfu' (2010), Hiroshi Takahashi. Todas son independientes entre sí y este leit motiv de la venganza desde el más allá es el más importante y se repite en casi todas. Duración aproximada: 115 minutos.


Notas:

(1) La primera versión de esta historia la hizo Kenji Mizoguchi en 1926, 'El amor de una profesora de canto' (Kyôren no onna shishô). Años después, un director especializado en el "kaidan", el japonés Nobuo Nakagawa, la recreó en 'El fantasma del pantano Kasane' (Kaidan Kasane-ga-fuchi', 1957). Nobuo Nakagawa fue el primero que se dedicó, casi en exclusiva, al género Kaidan, con muchos más clásicos en su haber como 'Dokufu Takahashi Oden' (1958) o 'Tôkaidô Yotsuya kaidan' (1959), y aunque en su mayoría son películas que no han envejecido muy bien, con un estilo anclado en la época propia en que se hizo, estas películas kaidan de Nakagawa por fuerza, como las otras, han influido bastante en la visualidad paranormal de todo el cine de terror japonés, creando un cánon propio.

(2) Compositor creador también de la música de los tres clásicos del terror que dió a conocer a Hideo Nakata al mundo: 'The ring: El círculo' (1998), 'El aro 2' (1999) y 'Dark Water' (2002).

(3) El otro sitio donde sucede la acción y el clímax de la historia es en la aldea de Hanyu.

(4) Cuando la prostituta, que está en ese momento en Hanyu, lamenta echar de menos un barrio donde nunca se apaguen los faroles, sin duda se refiere al Yoshiwara, el famoso barrio de placer situado en Edo, ya que ella proviene de allí, de la zona de Fukagawa. El Yoshiwara era un barrio sin noche, con cortesanas expertas en música, literatura, poesía y danzas que entretenían a sus clientes, mercaderes o samurais, entre otros, deseosos de distracciones. Por otra parte, el nombre de este barrio de placer, Yoshiwara, fue el nombre que tenía el club nocturno de 'Metrópolis' (1927) de Fritz Lang, sin duda nombre originado por este barrio del antiguo Tokio.


DVD


Filmax. Formato: 16/9 1.85:1. Sonido: japonés Dolby Digital 5.1; castellano Dolby Digital 5.1. Versión original y doblada y subtítulos al castellano.

Estupendo dvd con una imagen clara y nítida, altamente definida que no hay nada que objetar, con el formato original. El sonido, el habitual 5.1, suena estupendamente y aportan una más que agradable grandiosidad y efectos a lo que vemos.

Como extras, sólo incluye el trailer y trailer de otros títulos que Filmax edita en dvd.

Menú

Menú

Imágenes

Kaidan Kaidan Kaidan Kaidan Kaidan Kaidan Kaidan Kaidan Kaidan Kaidan


© 2016 Kaidan - Web de Cine fantástico de Asia - Todos los derechos reservados.